Saltar al contenido
PARAIGUANAS.INFO

Iguana del desierto

iguana del desierto

La Dipsosaurus dorsalis o iguana del desierto como mejor se le conoce, es una de las especies más fascinantes entre las que se conocen de este reptil. Es capaz de adaptarse a diversas circunstancias, lo que la diferencia de otras especies más sensibles a los estímulos de su entorno.

Dicha capacidad se observa esencialmente en sus hábitos alimenticios, ya que es un reptil omnívoro. De modo que las plantas no son lo único que toleran consumir. Su desarrollo en el hábitat natural es en madrigueras, que pueden ser propias o de otros animales.

Además de estos aspectos, se diferencian de la mayoría de las iguanas porque no son verdes, sino que su color es marrón como la arena. Así mismo, son ligeramente más pequeñas que otras especies, ya que su tamaño varía entre los 20 y 30 cm. Ambas características, les permiten camuflarse perfectamente en el desierto.

Cuidados que debe recibir la iguana del desierto

A diferencia de la iguana verde y otras especies comunes, la iguana del desierto se caracteriza por poder adaptarse a condiciones adversas. Ello se debe a que en el desierto las temperaturas son muy altas y estos espacios carecen de comida y agua. Sin embargo, el estilo de vida que
llevan en cautiverio es generalmente diferente al que llevan cuando se encuentran en el desierto.

Cuando se pretende criarlas, es recomendable regular las condiciones en las que viven. Para ello, es fundamental conocer los detalles de su estilo de vida, forma de alimentación y características ideales en que deben desarrollarse.

Su alimentación debe ser primordialmente herbívora, previendo que reciban suficientes nutrientes para evitar enfermedades, especialmente la descalcificación. El agua que consumen debe cambiarse diariamente y su terrario debe limpiarse, como mínimo, mensualmente.

Las iguanas del desierto no viven tantos años como otras especies. Por lo general, mueren a los 7 años. Estos pueden extenderse manteniéndolas en cautiverio y ofreciéndoles condiciones óptimas para alargar su vida.

Signos del lenguaje corporal de la iguana del desierto

Para quienes crían iguana del desierto, es esencial aprender a leer el lenguaje corporal de estas, ya que así podrán domesticarlas. Esto será de gran ayuda cuando se presuma que pueden tornarse agresivas y servirá para prevenir dicho comportamiento. Dicha predicción se logra detectando las señales que ellas emiten, las cuales varían según se encuentren en alguna de las siguientes circunstancias:

Situación de amenaza

Cuando se sienten amenazadas debe presumirse su comportamiento agresivo. Este se caracteriza por la dilatación de sus pupilas, movimientos rápidos de la cola, elevación y compresión del cuerpo y extensión de la papada.

iguanas son peligrosas

Defensa del territorio

Es otro escenario en el que su conducta tiende a transformarse en agresiva. Esta necesidad de enfrentarse a otras especies para defender su territorio es común tanto en las iguanas domésticas como en las salvajes. Los signos indicadores de este comportamiento son los movimientos de cabeza en forma de balanceo, extensión de la papada e intentos de mordiscos. Los ambientes
más peligrosos son los de las iguanas en cautiverio porque ante la imposibilidad de retirarse a otro lugar, se crea un entorno estresante para la más débil.

Desprendimiento de la cola

Es una de las reacciones más fascinantes de las iguanas. Ante una situación de peligro en que sean tomadas por la cola, estas podrán defenderse haciendo que esta se desprenda, a fin de escapar de dicha situación.

Otro comportamiento común, son los estornudos frecuentes para eliminar la sal disuelta a través de las fosas nasales. Además, puede observarse que estas cambian de color, sacan la lengua para explorar su entorno y cierran sus ojos ante situaciones que les causan miedo.

Entradas relacionadas